Ideal para un necesario receso en nuestras actividades, acompañar nuestras veladas y sobre todo como figura principal de nuestros brindis; el vino Prosecco es más que un “spumante”.

Proveniente del norte de Italia, específicamente de Véneto y Friuli, es cultivada una variedad de uva muy aromática la cual lleva por nombre “Glera”. Con esta uva se prepara lo que servirá como base para la elaboración del renombrado vino Prosecco.

Para dar al vino espumoso su principal característica, éste pasa por una segunda fermentación que incluye el vino base, azúcar y levaduras cerrados a presión. Este método lleva por nombre “Charmat”. 

El nivel de dulzor en los Proseccos se mide mediante tres clasificaciones importantes:

Brut con 15gr.

Extra Dry de 15 a 20gr.

Dry de 20 a 30gr.

Comparado con otros vinos espumosos, como el Champagne o el Cava, su graduación alcohólica es baja, entre 11% y 12% vol. El Prosecco es ideal para acompañar cualquier plato de una cena, desde los aperitivos y los postres. Para una experiencia multisensorial, disfruta lo mejor de la cocina mediterránea con tu platillo favorito de nuestro menú y una copa de este espumoso vino.

El Prosecco está protegido con la Denominación de Origen Controlada por lo que esta marca puede ser solamente utilizada por los productores de las regiones de Conegliano y de Valdobbiadene, garantizando así la legitimidad de sus características.

Por su proceso de elaboración y las características de su sabor, el Prosecco es un vino espumante de excelencia. Qué mejor que celebrar la vida frente al mar, relájate en nuestro beach club y comparte con tus amigos la alegría de brindar con una copa de este excelente vino.