Hace más de 2,000 años, los filósofos griegos crearon la teoría de que nuestro universo y todo lo que este abarcaba estaba compuesto por cuatro elementos básicos: agua, tierra, fuego y aire. La mixología de Taboo Tulum está basada en este concepto, que nos lleva por experiencias que dan placer a todos los sentidos.

Según este pensamiento helénico, el equilibrio entre los elementos formaba la base de la buena salud y armonía. Por eso, nos inspiramos en esta idea para crear un menú de mixología en el que expertos mixólogos trabajaron para dar vida a una amplia gama de creativos cócteles artesanales, con ingredientes naturales e infusiones hechas en casa.

Partiendo del hecho de que cada filósofo griego defendió el elemento que, consideraba, era el principio de las cosas, es importante saber que el primero de ellos fue Tales de Mileto, quien sostuvo que el elemento primordial era el agua, un elemento frío y húmedo a la vez, donde la tierra es una especie de “isla” junto con la cual flotamos.

La fluidez de este elemento se refleja en dos cócteles de la mixología de Taboo Tulum: nuestro Santorini Sunrise, una mezcla de vodka, higos del Mediterráneo, miel del Monte Himeto y jugo de arándano; y la bebida Saint Tropez Breezee, integrada por vino Prosecco St. Germain, lemon grass y garnitura de cítricos deshidratados.

Después de Tales, otro pensador fue Anaxímenes, quien consideró que el aire era el elemento primordial, siendo a la vez húmedo y caliente, invisible e infinito, y que abarca todo el cosmos, atravesando todas las cosas y manteniéndonos unidos.

Según este filósofo, el aire fluye entre nosotros, por eso nuestra mixología inspirada en él se compone de dos cócteles servidos con nitrógeno líquido: Voodoo, una bebida con Ron Malibú, agua de coco, licor de plátano, canela y leche evaporada; y Black Mist, compuesta de Ginebra, Aperol, infusión de cítricos, carbón activo y agua mineral de manantial.

Nuestro recorrido elemental continúa con el fuego, considerado primordial por Heráclito, quien creía que todo fluye, cambia y está en constante transformación; es a la vez caliente y seco. Este fuego universal que lo regenera todo, hasta el agua y la tierra, está representada en la mixología de Taboo Tulum con bebidas ardientes y pasionales.

Una de las favoritas de nuestros visitantes es The Alchemist, un coctel de Mezcal creyente, mango, pepino, jengibre, menta y fruta flameada; y la otra inspirada en este elemento es Cáliz de Fuego, una mezcla de Vodka Stolichnaya, Angostura bitter, piña tatemada, limón siciliano y una infusión de especias hecha en casa.

Finalmente, el filósofo Jenófanes consideró que la tierra es el principio y el fin de todas las cosas. Nuestra mixología se inspiró en la creencia de que se trata de un elemento seco y frío a la vez, por eso nuestras bebidas juegan con esta experiencia sensorial.

Los cócteles inspirados en este elemento son el Paradise Found, que interviene Mezcal con albahaca, pepino, cardamomo, limón y licor Curaçao; y el Bellisimo, una bebida de Ginebra Beefeater, Chartreuse Verde, infusión de hoja santa Matcha y limón siciliano.

Desde lo primordial y lo elemental, Taboo Tulum es una experiencia diseñada para el placer de todos los sentidos. Colores, aromas y sabores, combinados con una maravillosa vista y lo último en música contemporánea, crean un ambiente relajado pero ecléctico, que lleva a una experiencia multisensorial inolvidable. ¡Ven y vive esta experiencia mediterránea!